Cómo quitar las manchas y los ácaros del polvo de los sillones y sofás

Con el tiempo y el desgaste, los sillones y sofás pierden su aspecto original. La tela se vuelve opaca, áspera y sucia. 

Por no hablar de la invasión de ácaros del polvo que muchas veces vienen a quedarse allí y que pueden desencadenar una serie de alergias respiratorias. Como estas piezas son una parte integral de nuestra vida diaria, es esencial mantenerlas y limpiarlas regularmente. 

No es necesario cambiar muebles ni gastar demasiado dinero en productos caros. Te voy a mostrar algunos consejos naturales para la limpieza.

No solemos pensar mucho en ello, pero en casa tenemos ingredientes muy versátiles que pueden hacer el trabajo a la perfección a la hora de usarlos para las tareas del hogar. 

Eficaces, ecológicos y económicos, estos remedios son en ocasiones excelentes alternativas a los productos químicos. ¡Aquí te muestro cómo desinfectar tus sofás para que sean más acogedores y cómodos!

Índice

    1. El vinagre blanco como ingrediente para la limpieza de sofás y sillones

    Para mantener regularmente los sillones y sofás de tela, es importante quitarles el polvo con un cepillo o una pequeña aspiradora. Esto es lo que ahuyentará los ácaros del polvo, las migas y la suciedad visible. 

    Pero, de vez en cuando, es necesario limpiar más a fondo tus muebles para eliminar todo tipo de manchas que se incrustan con el tiempo.

    Este primer remedio destaca un producto muy popular: el vinagre blanco. Gracias a sus propiedades limpiadoras, desmanchantes y desinfectantes, será muy útil para acabar con las manchas más difíciles. Para un efecto aún mayor, siempre es mejor combinarlo con otros ingredientes igualmente efectivos.

    También te puede interesar leer: 5 ingredientes que eliminan las manchas difíciles de la ropa

    En una taza de agua caliente, mezcla una cucharada de vinagre blanco, una cucharadita de bicarbonato de sodio y una cucharadita de detergente líquido. Pulveriza la mezcla sobre tu sillón/sofá y limpia la tela con una esponja o cepillo hasta eliminar las manchas. Recordando siempre esparcir la mezcla por la tela con una toalla limpia. Luego, secarlo todo con un paño limpio y seco.

    2. Beneficiate del gran poder del bicarbonato de sodio

    Tan poderoso como el vinagre blanco, el bicarbonato de sodio siempre se recomienda para este tipo de tareas domésticas. Localiza el más mínimo rastro de grasa gracias a su poder limpiador y quitamanchas. Como beneficio adicional, este polvo desodorante al mismo tiempo elimina todos los malos olores que impregnan las telas. Si eres fanático de la tintorería, ¡este es el remedio para ti!

    Espolvorea el bicarbonato de sodio directamente sobre toda la silla o el sofá. Deja actuar durante aproximadamente una hora. Luego puedes aspirarlo suavemente. Para eliminar los residuos de polvo, cepilla con un cepillo húmedo y con una toalla limpia, para eliminar las partículas más pequeñas. Resultado: ¡tu sofá está completamente limpio, su color revive y huele fresco!

    También te puede interesar leer: Cómo eliminar los malos olores de la nevera con bicarbonato de sodio

    3. Con alcohol isopropílico

    Para esta solución, mezcla 1/2 taza de alcohol isopropílico, 1/2 taza de vinagre blanco y 1 taza de agua. Vierte la solución en una botella de spray para una aplicación aún más fácil. Asegúrate de agitarlo bien antes de aplicarlo a su revestimiento.

    Si está lidiando con manchas difíciles, puedes agregar un poco menos de agua a su mezcla. Si las telas en cuestión son delicadas, entonces es mejor agregar más agua para diluir la solución.

    Rocía tu sofá con la solución y déjela reposar durante unos dos minutos. Luego usa un paño de microfibra y frota con movimientos circulares. Luego deja que el relleno se seque al aire libre.

    También te puede interesar leer: Cómo debes limpiar los balcones y terrazas para que queden relucientes

    4. Añade aceites esenciales para que tenga un olor fresco

    Los ingredientes como el alcohol isopropílico y el vinagre blanco tienen su propio olor, que es bastante fuerte y, a veces, molesto.

    Por supuesto, estos olores van desapareciendo después de unos días. Sin embargo, si realmente no los soportas, existe una alternativa al problema: puedes añadir unas gotas de aceite esencial (de tu elección) a los remedios sugeridos para que tus muebles huelan bien.

    Te recomiendo los aceites de cítricos, limón o naranja, que siguen siendo una excelente opción para los muebles, ya que huelen bien y tienen sus propias capacidades desinfectantes. 

    Sin embargo, si prefieres un aroma más relajante,  considera usar aceite esencial de lavanda. El romero o la hierba de limón también funcionarán bien con el limpiador de tapicería.

    También te puede interesar leer: Por qué deberías empezar lavar la ropa nueva

    Para dar un nuevo aire a tus sillones y sofás, es fundamental limpiarlos periódicamente. Esto prolongará su vida y revivirá sus colores. 

    Estos trucos caseros te permitirán superar rápidamente las manchas rebeldes. No obstante, para estar seguro y evitar dañar o alterar los tejidos, te aconsejo probar primero estos remedios en un pequeño rincón escondido. A veces puede haber ciertas reacciones adversas en textiles muy delicados.

    ¡Ayúdame y comparte!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

    Subir