Cómo limpiar la plata con bicarbonato

La plata es un valioso metal con el que se fabrican un sinfín de objetos, desde bonitas joyas hasta cuberterías, figuritas, marcos y multitud de detalles decorativos. Con el paso del tiempo se empaña y oscurece; la razón es pura química: la plata reacciona con el sulfuro de hidrógeno que está presente en aire y, si quieres mantenerla bonita y brillante, no hay más remedio que limpiarla a fondo y con frecuencia para que luzca impecable de nuevo.

No basta con pasarle un paño y se requieren productos específicos o algún truco casero. Aprende cómo limpiar la plata con bicarbonato con este producto presente en cualquier casa. Resulta realmente eficaz para que tus objetos de plata queden perfectos en cuestión de minutos, ¡toma nota!

Índice

Limpiar la plata con bicarbonato y papel de aluminio

Es una de las maneras más sencillas de limpiar la plata con bicarbonato, especialmente aconsejable para eliminar la suciedad en objetos de plata labrada difíciles de limpiar. El bicarbonato y el papel de aluminio forman un tándem perfecto, porque el primero desprende la capa oscura que mancha la plata y el segundo atrae por electrólisis las diminutas partículas de sulfuro de plata, que son en realidad las causantes de ese empañamiento de la plata.

Para que la eficaz fórmula funcione, haz lo siguiente:

  1. Forra con papel de aluminio un recipiente amplio y hondo, dejando a la vista la capa mate (no la brillante). Si quieres puedes hacerlo en el fregadero, por ejemplo, si lo que te interesa es dejar como nueva una cubertería de plata.
  2. Pon a calentar agua y, cuando esté bien caliente pero sin llegar a hervir, retira del fuego y añade unas cucharadas de bicarbonato. Calcula, aproximadamente, una por cada vaso (250ml) de agua. Hazlo lentamente para evitar salpicaduras que pudieran quemarte.
  3. Vierte el agua con bicarbonato en el recipiente forrado con el papel de aluminio.
  4. Seguidamente, introduce los objetos de plata durante 15 - 30 minutos, en los que verás cómo la suciedad se va desprendiendo.
  5. Pasado este tiempo, saca los objetos del agua, pásalos por agua fría y seca cuidadosamente con un paño suave.

También te puede interesar leer: ¿Cómo limpiar la leche quemada en la placa y la sartén?

Limpiar la plata con bicarbonato y vinagre

¿Tienes objetos de plata negros como el carbón? pues aunque te parezca imposible recuperarlos, con vinagre y bicarbonato lo conseguirás.

  1. Llena una taza con vinagre blanco o de manzana y bicarbonato, añádele una cucharadita (10 gramos). Remueve con cuchara de madera.
  2. Sumerge en la mezcla la plata unos 20 minutos dejando actuar.
  3. Saca las piezas y sécalas muy bien, sin enjuagar previamente.
  4. Para tratar objetos grandes, también puedes, directamente, mojar un paño limpio en la mezcla de vinagre y bicarbonato y pasarlo, con suavidad, por las zonas ennegrecidas.

Limpiar la plata con bicarbonato en pasta

Hacer una pasta de bicarbonato para limpiar la plata es un remedio efectivo, sobre todo cuando el objetivo es limpiar piezas pequeñas como anillos, pendientes u otras joyas y también en el caso de manchas localizadas y especialmente rebeldes. Sigue los siguientes pasos:

  1. Mezcla un poco de agua con el bicarbonato, añadiéndolo poco a poco.
  2. Remueve hasta que la mezcla sea maleable, adquiriendo una textura no demasiado líquida para que puedas extenderla sobre los objetos de plata con ayuda de un paño.
  3. Hazlo de manera que toda la pieza quede cubierta. Deja actuar unos minutos y retira también con un trapo limpio.
  4. Si ves que queda alguna mancha persistente, repite la operación poniendo, solo sobre ella, un poco de pasta de bicarbonato. Deja actuar y retira.

También te puede interesar leer: 5 trucos de limpieza caseros para decirle adiós a los productos químicos

Limpiar la plata con bicarbonato y jabón

¿Tienes visita y, aunque la plata no está demasiado sucia la ves algo opaca y quieres que luzca impecable y brillante?... Esto es lo que tienes que hacer:

  1. Pon en un recipiente o fregadero agua templada y un chorrito de jabón de lavar los platos.
  2. Remueve y sumerge los objetos, repasándolos con ayuda de una esponja suave (que no raye).
  3. Además, pon, en un vaso aparte, un poco de esa misma agua con jabón y añade una cucharada de bicarbonato.
  4. Saca del agua jabonosa las piezas de plata y sécalas.
  5. A continuación, humedece un paño en el agua con bicarbonato y repasa con él cada objeto. Verás cómo brillan en cuestión de minutos.

Limpiar la plata con bicarbonato y limón

Esta poderosa combinación puede limpiar la plata más ennegrecida por el paso del tiempo, llegando incluso a las ranuras más difíciles que pueda tener la plata labrada.

  1. Nuevamente en un recipiente forrado con papel de aluminio, pon agua caliente y bicarbonato, unas cucharadas bastará pero, además, esta vez añade el zumo de medio limón.
  2. Deja actuar 30 minutos y saca la plata secándola solo superficialmente.
  3. A continuación aplica directamente zumo de limón en las zonas más sucias y especialmente difíciles. Verás que adquieren un tono verdoso, es normal por la reacción química.
  4. Pasado unos minutos, vuelve a sumergir las piezas en el agua con bicarbonato unos segundos, acláralas con agua templada (bajo el grifo) y seca con cuidado.

También te puede interesar leer: Cómo limpiar y pulir el acero inoxidable con pocos ingredientes

Limpiar la plata con bicarbonato y sal

Esta combinación se incluye también entre las soluciones más potentes para limpiar la plata con suciedad acumulada que no es fácil de quitar, ya que la sal ayudará a incrementar la acción del bicarbonato.

Para lograrlo solo tienes realizar el mismo proceso de añadir agua y bicarbonato en un recipiente de aluminio o forrado con papel de aluminio pero incorporado, además, una cucharada de sal. Si la plata está realmente sucia y ennegrecida deberás dejarla sumergida en esta poderosa mezcla un tiempo aproximado de 1 hora.

¡Ayúdame y comparte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir