¿Cómo cultivar romero en el balcón?

Cómo cultivar romero en el balcón

Tener hierbas aromáticas en casa es algo excepcional. No solo dan un toque único a nuestros platos sino que también pueden ser útiles para la salud! Este es el caso del romero. Esta planta aromática tiene virtudes terapéuticas y un olor delicado. 

Para no estropear nada, es una planta resistente, que se puede conservar mucho tiempo. ¡Por eso no deberías prescindir de él en tu balcón! ¡Descubre los mejores consejos para mantener el romero exuberante y fragante en tu hogar!

Preparar la tierra

La tenacidad del romero para crecer  en casa lo hace adecuado para cualquier tipo de suelo, siempre que esté bien drenado y no haya agua estancada. Por lo tanto, el suelo debe estar bien trabajado. Esta planta muy resistente crece en suelos más ligeros y alcalinos.

Poner una capa de arcilla

Como habrás entendido, el romero necesita un suelo bien drenado para evitar el estancamiento de agua, responsable de la aparición de enfermedades de las plantas y hongos.

Para iniciar el drenaje, podemos utilizar arcilla expandida. Este truco de jardinería consiste en cubrir primero la maceta con una capa de arcilla y luego añadir la tierra específica para romero.

Los gránulos de arcilla expandida los podemos encontrar en centros de jardinería y son muy útiles en nuestro jardín gracias a sus propiedades drenantes. ¡Son muchos los que las utilizan con fines decorativos!

Cuidado con el agua

El romero es una planta resistente. Por lo tanto, será necesario hacer esfuerzos para que siempre sea exuberante y fragante. Solo debemos tener cuidado con el agua, precisamente porque no debemos dejar estancamientos.

El suelo debe hidratarse constantemente  pero no en cantidad excesiva. Evite regar la planta si el suelo aún está húmedo o no está completamente seco.

También te puede interesar leer: 3 plantas que previenen la aparición de humedad y moho en casa

¿Dónde exhibirlo?

El romero es una planta amante del sol. Es por eso que generalmente debe exponerse a la luz y almacenarse lejos de temperaturas frías.

Aunque sea resistente, hay que protegerlo durante  las épocas de frío, si no dispones de telas o sábanas especiales que puedan protegerlo, es recomendable tenerlo en casa o en un lugar resguardado de la intemperie.

¿Cómo podarlo?

La poda es fundamental para asegurar el crecimiento y el bienestar de la planta. El romero puede alcanzar una altura de 2 metros.

Su cuidado también dependerá de la utilidad que le quiera asignar a esta planta. Si lo estás usando para decorar, no necesitarás recortar los extremos.

También te puede interesar leer: 6 plantas de interior que favorecen el buen humor en casa

Elige el momento adecuado

Para tener un romero hermoso, fragante y exuberante, debes elegir el momento adecuado para sembrarlo o cultivarlo.

Se recomienda evitar los meses fríos o los períodos demasiado calurosos. Por este motivo, la primavera es la mejor estación para plantar romero.

Usa aceite de neem

Gracias a su tenacidad, el romero rara vez está sujeto a hongos o parásitos. También es muy popular entre los insectos polinizadores, como las abejas.

También te puede interesar leer: Cómo cultivar fresas todo el año en casa

Puede estar sujeto al ataque de insectos muy pequeños. En este caso, será necesario utilizar un poco de aceite de neem para protegerlo.

Elige por dónde empezar

Para cultivar romero en casa, puede comenzar varias plantaciones. Y por una buena razón, cada cultivo tiene sus propios períodos específicos de crecimiento y cuidado.

Elige las semillas

Una de las formas de cultivar romero en el balcón es a partir de semillas.

Extienda una capa de tierra bien drenada (posiblemente precedida por una capa de arcilla). Planta las semillas y cúbrelas con más tierra.

Rocíe el agua con un rociador. El riego debe ser constante pero el suelo no debe tener agua estancada.

Cúbralo con un poco de film transparente cosido. Esto favorecerá el paso del aire.

Después de plantar la plántula, después de unas dos semanas verás los primeros brotes, que seguirán creciendo. Habrá que retirarlas hasta que alcancen los 7 centímetros de altura. Puede ocurrir que no todas las semillas germinen.

Al cultivarlos, dé preferencia a los tallos más fuertes, cortando suavemente los más débiles. Cuando la planta haya crecido y esté más fuerte, podemos trasplantarla a una maceta más grande.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir