Cómo tener los pies suaves gracias al limón

Cómo tener los pies suaves gracias al limón

La piel de los pies por naturaleza es seca. Contiene solo unas pocas glándulas sebáceas y, por lo tanto, produce poco sebo. Además de eso, la falta de hidratación y el uso de zapatos incómodos pueden exacerbar los pies secos. 

Así es como los talones se vuelven secos y ásperos. De ahí la necesidad de cuidar la piel de los pies y mimarla. Descubre por qué es importante acostarse con un limón en los calcetines.

Para encontrar unos pies suaves al tacto, sin piel muerta, no hace falta arruinarse con productos caros. Basta con invocar las virtudes del limón.

¿Por qué hay que poner un limón en los calcetines antes de acostarse?

Rico en ácido cítrico, el limón ayuda a exfoliar la piel  y favorece la regeneración celular. Usar este cítrico en los talones te permite deshacerte de la piel muerta,  para encontrar una piel suave al tacto.  Su corteza es muy rica en vitamina C  y antioxidantes beneficiosos para la piel. En lugar de tirarlo, considere usarlo como cuidado de la piel. Todo lo que necesitas es un limón y un par de calcetines.

Primero, corta el limón por la mitad y exprime las dos mitades para quitar el jugo. Luego, coloca la mitad de un limón en cada talón  y sujétalo con una cinta.  Luego ponte los calcetines, y deja actuar el limón toda la noche. 

Cuando te despiertes, no olvides hidratar generosamente tu piel. Después de varias aplicaciones, las grietas comenzarán a desaparecer y los callos se suavizarán más.

Además de este truco, también puedes combinar las propiedades del limón con  las virtudes hidratantes y reparadoras de la vaselina.  Para ello, sumerja los pies en un recipiente con agua caliente durante 20 minutos. Luego enjuague sus pies y séquelos bien. En un recipiente, mezcle una cucharadita de vaselina con el jugo de un limón y aplique la mezcla en los talones. 

Luego póngase calcetines de lana y déjelos toda la noche. Enjuaga tus pies al día siguiente con agua caliente, recordando secarlos bien,  especialmente entre los dedos,  para evitar infecciones fúngicas de los pies, o lo que se llama pie de atleta.

Además del limón, ¿cómo deshacerse de los talones ásperos y agrietados?

Para unos talones suaves, sin piel muerta, es importante exfoliar la piel de los pies,  pero también hidratarla a diario  con aceites vegetales. Para una exfoliación rápida de los talones, utilice la piedra pómez. Para ello, primero sumerja los pies en un recipiente con agua caliente durante unos minutos  para suavizar la piel  y luego utilice la piedra pómez para eliminar la piel muerta. Procura no frotar demasiado la piel para no agredirla.

También te puede interesar leer: 9 razones para usar la mítica crema de Nivea cada día

La hidratación diaria también es imprescindible para mantener los talones suaves y evitar que se agrieten. Para ello, puedes utilizar aceite de oliva, o aceite de almendras dulces. Ricos en ácidos grasos, son eficaces para hidratar la piel, nutrirla  y, por lo tanto, mantenerla flexible.  Ten en cuenta que también puedes hidratar tu piel con manteca de karité o manteca de cacao.

Gracias al limón podrás cuidar la piel de los pies y  despedirte así de los talones secos y agrietados.

  1. ramosvally66@gmail.com dice:

    Excelente Recomendación
    La voy a poner en práctica,
    Honestamente utilizo el Limón para todo lo de la cocina y personal, pero nunca imaginé. Lo grandioso que es para los pies.
    Muchísimas gracias por tan Estupenda Información ignorada por mi. Agradecida.🇻🇪🇻🇪🇻🇪🇻🇪🇻🇪

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir