Por qué se arrugan las hojas de las plantas
Por qué se arrugan las hojas de las plantas
Hogar

Por qué se arrugan las hojas de las plantas

Cualquier amante de las plantas sabe que éstas ‘hablan’. Observarlas es importante porque su aspecto refleja con claridad si están saludables, desarrollándose de manera correcta, o si por el contrario, algo no está yendo como debiera. Distintas circunstancias pueden provocar que las hojas de las plantas presenten un aspecto arrugado, incluso que se enrollen sobre sí mismas al tiempo que amarillean. Descubre por qué se arrugan las hojas de las plantas, ya que, si conoces la causa te resultará sencillo poner remedio a esta situación que no presagia nada bueno.

Falta de riego

Ante una planta con hojas arrugadas, lo primero que debes preguntarte es si la riegas lo suficiente. Lo mismo puede ocurrir con algunos vegetales que tengas plantados en un huerto e incluso con árboles frutales. Las hojas arrugadas pueden ser un primer síntoma externo de sequedad y, en este caso, la solución es sencilla, simplemente tendrás que aumentar la frecuencia de riego.

No está de más recordar que la cantidad de agua que requiere una planta varía según la especie, por lo que conviene informarse acerca de cada caso, y las condiciones externas. El periodo de cambio de estación, del invierno a la primavera, resulta especialmente peligroso y puede que en esa etapa las hojas de tus plantas se arruguen. Si esto ocurre te están diciendo que las temperaturas se han incrementado respecto a meses pasados y que ahora requieren más agua.

También te puede interesar leer: ¿Cómo plantar menta en una taza para decorar y perfumar toda la casa?

Ambiente muy seco

No siempre el riego escaso es la causa de las hojas arrugadas, también la falta de humedad ambiental es otra razón frecuente. ¿Las tienes cerca de un radiador? Quizá el calor de la calefacción esté afectando a tu planta de manera negativa y resecando sus hojas por mucho que la riegues. Cambiarla de ubicación o contrarrestar el efecto de ambiente seco, que provoca la calefacción o el aire acondicionado, colocando un humidificador en la zona donde tienes tus plantas es una medida sencilla que puede funcionar.

Productos inadecuados

Por su raíz, la planta absorbe cualquier elemento que añadas al sustrato directamente o a través del agua de riego. Los abonos o productos fitosanitarios para la prevención de plagas son excelentes aliados para la salud de tus plantas, pero hay que aplicarlos en el momento oportuno y siempre teniendo en cuenta las características de cada una. ¿Has echado algún producto recientemente y a partir de ese momento las hojas han mostrado tendencia a arrugarse? Lee atentamente las indicaciones de ese producto y, por precaución, suspende temporalmente su aplicación porque puede que no esté resultando beneficioso para el buen desarrollo de tus vegetales.

Plagas

El ataque de hongos, insectos y sobre todo de minúsculos parásitos puede estar detrás de una planta con hojas arrugadas. Los pulgones, la araña roja y el ácaro blanco actúan succionando el agua y los nutrientes de las hojas, debilitando progresivamente a la planta. Observa si las tuyas, además de las hojas arrugadas, presentan alguna alteración en el color o incluso diminutas manchas o, incluso, puedes ver a los parásitos. Si es así, puede que tu planta necesite un tratamiento insecticida que elimine la plaga rápidamente devolviendo a sus hojas a su estado normal.

También te puede interesar leer: 3 plantas que previenen la aparición de humedad y moho en casa

Sustrato pobre o inadecuado

No toda la tierra en la que puede crecer una planta es igual. Los minerales que contiene y también su grado de acidez o alcalinidad influyen en el crecimiento de la planta. Calcio, magnesio, nitrógeno… son elementos que una planta necesita en mayor o menor medida para desarrollarse y, en su caso, florecer. Especialmente en plantas grandes, que quizá tengas desde hace años, si no has renovado el sustrato de las macetas, puede que este se haya empobrecido con el paso del tiempo y no sea capaz de aportarles los nutrientes que necesitan.

En este caso, un abono apropiado o un cambio de tierra total proporcionará la energía que necesitan para que las hojas recuperen su textura normal. Comprueba también el pH del suelo, porque dependiendo de las necesidades de tu planta, tal vez no sea el apropiado. Por ejemplo, si las hojas de tu hortensia se arrugan, probablemente estén en un suelo demasiado alcalino para ellas y es urgente recurrir a un abono acidificante.

También te puede interesar leer: ¿Cómo alargar la vida de las flores en un florero?

Moho

El moho blanco que en ocasiones se aprecia en la primera capa de tierra de una maceta no provoca directamente que las hojas se arruguen, pero sí es un indicativo de que la planta está siendo regada en exceso o de que el sustrato no está bien aireado.

Si esto te ocurre, retira la capa de moho y una buena parte de la tierra en el que está depositado. Remueve con una pala pequeña de jardinería el conjunto del sustrato ¡sin dañar las raíces!, pon tierra nueva y suspende el riego dos o tres días. Además, puedes aplicar fungicida para asegurar la eliminación del moho. Si el encharcamiento era la causa de las hojas arrugadas y blandas de la planta, de esta manera podrás solucionar el problema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *