7 trucos de limpieza de la abuela que si funcionan en casa

trucos de limpieza de la abuela que si funcionan en casa

No hay duda de que la tecnología ha hecho la vida más fácil. Pero incluso la aspiradora y el lavavajillas no pueden reemplazar los remedios de la abuela para el cuidado del hogar verdaderamente atemporal. 

Ciertos trucos de limpieza son realmente útiles para el hogar; la mayoría nos los enseñó una abuela. Existen determinados productos de uso común en casa que nos pueden sacar de un apuro a la hora de limpiar y desinfectar. A continuación, te los muestro.

1. Ten siempre a mano vinagre de vino blanco

Esta solución de limpieza totalmente natural es ideal para una variedad de tareas domésticas. Se mezcla con un poco de bicarbonato de sodio para tratar las manchas difíciles, como las de vino tinto, o vinagre puro para limpiar el refrigerador, refrescar los vidrios y quitar las manchas de rotulador de las manos de tus hijos.

El vinagre es un excelente desengrasante y desinfectante. Afortunadamente su olor desaparece una vez que se secó. Solo mezcla una parte de vinagre con una parte de agua. Úsalo para la limpieza de espejos y cristales.

El vinagre es también un potente descalcificador. Para que tu lavaplatos se mantenga más tiempo en perfectas condiciones, sólo tienes que  echar un chorrito de vinagre en cada lavado y tus platos siempre quedarán relucientes.

2. Trata tu ropa con cuidado (aunque tardes unos minutos más)

Aprendí a poner los pantalones al revés y los bolsillos y los shorts al revés, una forma segura de evitar artículos no deseados al lavarlos, como recibos, pañuelos y bolígrafos. Pero si tienes que recoger los trozos de papel blanco de la ropa oscura, tienes que usar un rodillo adhesivo. 

Otra lección de lavandería para transmitir: nunca escurra los suéteres de lana después de lavarlos. Te sugiero colocarlos planos sobre una toalla para que primero se absorba el agua y luego lo pones a secar.

3. Aceite

El aceite es un ingrediente clave en numerosas recetas para la limpeza y encerado de algunas superficies. Por ejemplo, para evitar que los abrelatas se oxiden, límpialos de vez en cuando con gasolina y aplica posteriormente un poco de aceite de oliva. En cambio, si ya están oxidados, frótalos con medio limón empapado en sal gruesa antes de aplicar el aceite.

Si quieres fregar el suelo de forma ecológica, disuelve tres cucharadas de bicarbonato de sodio en dos litros de agua caliente. Agrega media taza de vinagre y dos cucharaditas de aceite esencial de pino.

4. Plancha siempre, y hazlo bien

Si tus hijos usan una camisa arrugada o un vestido arrugado para una entrevista de trabajo, es posible que no reciban la oferta. Es importante que entiendan el poder del vapor, cuándo usar almidón y dónde doblar. 

Pero, ¿de qué sirve tener una camisa planchada si se encoge durante el lavado? Enseñar a los niños a clasificar la ropa por color y tela es igual de importante, y necesitan descubrir cómo decodificar las etiquetas de la ropa. 

Asegúrate de que sus pequeños entiendan que la ropa no se lava por arte de magia antes de ir a la universidad.

5. Limón

El zumo de limón se puede utilizar, por ejemplo, para eliminar el óxido superficial. Espolvorea un poco de sal sobre la superficie oxidada y aplica el zumo, déjalo actuar durante unas horas y frota posteriormente la parte afectada.

También, para que la ropa blanca quede perfecta y con buen olor: corta la cáscara a un limón e introdúcela en una bolsita de tela. Átala y lávala con la ropa. También puedes utilizar zumo de limón para disolver los residuos de jabón en el baño.

También te puede interesar leer: 5 trucos de la abuela para quitar el olor a cloaca del baño

Un buen truco casero para que el lavavajillas quede limpísimo y libre de mal olor, es introducir en la cesta de los tenedores medio limón a la hora de realizar el lavado.

7. La pasta de dientes no es solo para los dientes

Siempre tengo en casa un tubo de pasta de dientes blancos para operaciones pequeñas. Es un gran producto para limpiar pisos y paredes, y para limpiar pequeñas piezas de joyería y plata. Sujeta un cepillo de dientes viejo a la pasta de dientes con una banda elástica para que siempre estés listo para esos lugares difíciles de alcanzar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir