Las mejores enchiladas vegetarianas que jamás hayas hecho

enchiladas veganas

Imagina un plato tan colorido como un atardecer en Cancún y tan sabroso como una serenata bajo el cielo estrellado de Madrid. Esa combinación perfecta de sabor, salud y hogar es posible en las enchiladas vegetarianas que te voy a enseñar a preparar.

Este plato, queridos lectores, no solo va a conquistar tu paladar, sino también tu corazón.

La magia comienza en la cocina

Ingredientes locales, sabor universal

Antes de sumergirnos en el baile de sartenes y especias, hablemos de los ingredientes. Los protagonistas de nuestra receta son tan comunes en cualquier mercado latino o español que te sentirás como pez en el agua al buscarlos:

  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, ese oro líquido que nos encanta.
  • 1 pimiento naranja pequeño, picado, porque el color es vida.
  • 1 cebolla morada pequeña, picada, con su toque dulzón y fuerte.
  • 1 calabacín pequeño, cortado por la mitad a lo largo y en rodajas, frescura en cada bocado.
  • 1 taza de maíz, ya sea fresco o descongelado, un granito de alegría.
  • 1 cucharadita de chile en polvo, el alma picante de nuestra fiesta.
  • 1/4 cucharadita de sal, para realzar cada sabor.
  • 1 lata de frijoles negros sin sal agregada, enjuagados, la fibra que no puede faltar.
  • 2 cucharadas de cilantro fresco picado y más para decorar, porque un toque verde nunca está de más.
  • 8 tortillas de maíz amarillo, el abrazo perfecto para nuestros ingredientes.
  • 1 lata de salsa roja para enchiladas, la cual te daré un consejo clave más adelante.
  • 3/4 taza de queso Monterey Jack rallado, porque un poco de pecado lácteo es permitido.

Preparación paso a paso

Paso 1: Encendiendo los motores

Prepara tu espacio. Precalienta el horno a 425°F y con amor rocía una fuente para hornear con aceite en aerosol.

Luego, en una sartén grande y con el corazón palpitante, calienta el aceite a fuego medio-alto. Bailarán el pimiento y la cebolla al compás de tu cuchara, hasta que se ablanden, unos 5 minutos de pura pasión.

Añade el calabacín, el maíz, el chile y la sal, continuando la danza por 5 minutos más. Al retirar del fuego, los frijoles y el cilantro se unirán a la fiesta. Luego, dale un descanso, que repose la mezcla unos 5 minutos.

Paso 2: El arte de enrollar

Ahora, toma una tortilla caliente, ponle alrededor de 1/2 taza de la mezcla de amor y verduras, y enróllala con el cuidado de quien envuelve un regalo.

Colócala en la fuente para hornear, con la costura besando el fondo. Repite el ritual con el resto y báñalas con la salsa de enchilada, cubriendo su piel dorada. Protege este tesoro con papel de aluminio antes de introducirlo al horno.

Paso 3: La transformación

Con las enchiladas en el horno, es momento de dejar que el calor haga su magia. De 15 a 20 minutos será suficiente para que la salsa comience a burbujear como una poción encantada.

Al retirar el papel, coronaremos con queso y permitiremos que se derrita, unos 5 minutos, como la nieve bajo el sol. Finalmente, un toque de cilantro fresco para celebrar.

Consejo clave: La salsa perfecta

Para la salsa roja de enchiladas, puedes optar por la versión casera o una lata de buena calidad. Si quieres ir un paso más allá, personaliza la salsa con un toque de comino o una pizca de azúcar para equilibrar la acidez. Recuerda, la salsa es el alma de las enchil# Las mejores enchiladas vegetarianas que jamás hayas hecho

Cuando el antojo de un platillo reconfortante y lleno de sabor toca a la puerta, no hay nada que satisfaga más que una bandeja humeante de enchiladas. Y si crees que al ser vegetarianas pierden esencia, déjame contarte que estás a punto de descubrir un secreto culinario que cambiará tu paladar para siempre.

Un viaje de sabores en tu propio hogar

Ingredientes que abrazan la tradición y la innovación

Unir la tradición de un clásico mexicano con la frescura de lo vegetariano es sencillo si cuentas con los ingredientes adecuados. ¿Listos para ir al mercado? Aquí tienes la lista de lo que necesitarás:

  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra: el inicio de cualquier buen sofrito.
  • 1 pimiento naranja pequeño, picado: para darle un toque de dulzura y color.
  • 1 cebolla morada pequeña, picada: imprescindible para ese sabor profundo y reconfortante.
  • 1 calabacín pequeño, en rodajas: la textura perfecta para nuestras enchiladas.
  • 1 taza de maíz: porque un poco de dulce nunca está de más.
  • 1 cucharadita de chile en polvo: el pícaro que no puede faltar en la fiesta.
  • 1/4 cucharadita de sal: porque todo necesita su punto.
  • 1 lata (15 onzas) de frijoles negros, enjuagados: la proteína estrella de nuestro platillo.
  • 2 cucharadas de cilantro fresco picado: el toque verde y fresco para acabar.
  • 8 tortillas de maíz amarillo: el abrazo cariñoso que contendrá nuestro relleno.
  • 1 lata (10 onzas) de salsa roja para enchiladas: el alma líquida de nuestro plato.
  • 3/4 taza de queso Monterey Jack rallado: porque un poco de melty goodness nunca sobra.

Preparación paso a paso: Un baile de sabores y colores

Paso 1: Encendiendo fogones

Arranquemos precalentando el horno a 425°F. Mientras tanto, en una sartén grande y con el aceite ya caliente, déjate llevar por el sizzle inicial al agregar el pimiento y la cebolla. Baila al ritmo de la cocción hasta que estén tiernos, unos 5 minutos aproximadamente. Incorpora el calabacín, el maíz, el chile y la sal y sigue el compás por otros 5 minutos. Retira del fuego y añade los frijoles y el cilantro con un movimiento suave. Dale un respiro a la mezcla, déjala enfriar ligeramente.

Paso 2: La envoltura del sabor

Con las tortillas calientes y flexibles en tus manos, coloca alrededor de 1/2 taza de la mezcla de verduras en el centro de cada una. Envuelve con cuidado, como si guardaras un tesoro, y colócala con la costura hacia abajo en la fuente para hornear. Al finalizar, cubre las tortillas con la salsa roja, bañándolas generosamente y cubre la fuente con papel de aluminio.

Paso 3: La transformación en el horno

Coloca la fuente en el horno y deja que el calor haga su magia durante 15 a 20 minutos, hasta que la salsa burbujee con alegría. Luego, descubre las enchiladas y espolvorea con el queso, dejándolas otros 5 minutos hasta que estén perfectamente gratinadas. Al salir del horno, el cilantro fresco será la corona de esta joya vegetariana.

Consejo estrella: La salsa que da vida

La salsa de enchiladas es el alma de este platillo. Si bien la lata puede ser una opción rápida y práctica, te invito a que, si tienes tiempo, prepares una versión casera. Puedes agregar tomate asado, ajo, un poco de chile guajillo y especias al gusto para personalizarla. Recuerda, la salsa debe tener carácter, pero sin sobrepasar los sabores del rell

Subir
¡Comparte y ayúdanos seguir creciendo!
39.8kSeguidores