Agrega esto al agua que usas para limpiar los pisos, tu casa brillará de limpieza

Chicas, ¿sienten que la energía en su hogar no está fluyendo como debería? ¿Problemas para dormir, peleas constantes o una inexplicable sensación de pesadez? ¡Tranquilas, no están solas! A veces, nuestro espacio necesita una limpieza más profunda, una que vaya más allá del polvo y la mugre.

Hoy les hablaré de un ritual ancestral que ha pasado de generación en generación: la limpieza energética con sal. Un método simple, pero poderoso, para purificar nuestro hogar de energías negativas y atraer vibraciones positivas.

¿Por qué la sal?

La sal se ha utilizado desde tiempos inmemoriales por sus propiedades purificadoras y protectoras. Es como un imán para las malas energías, absorbiéndolas y neutralizándolas. Además, ayuda a eliminar la carga negativa acumulada en objetos y ambientes, creando un espacio más ligero y armonioso.

¿Cuándo es necesario realizar una limpieza energética con sal?

  • Si sientes que la energía en tu casa está estancada o pesada.
  • Si experimentas problemas para dormir, pesadillas o sueños perturbadores.
  • Si hay discusiones constantes o un ambiente tenso en el hogar.
  • Si las plantas de interior se marchitan sin razón aparente.
  • Si has vivido una experiencia difícil como una enfermedad, una muerte o una ruptura.
  • Si sientes que tu hogar no es un lugar de paz y refugio.

Preparación para el ritual:

  • Deshazte del desorden: Antes de comenzar la limpieza energética, es importante ordenar y limpiar tu casa de forma física. Elimina objetos que ya no uses, ropa vieja y cualquier cosa que genere acumulación de polvo o energía negativa.
  • Abre las ventanas: Permite que la luz natural y el aire fresco entren en tu hogar. Esto ayudará a ventilar las energías estancadas y facilitará la renovación energética.

Manos a la obra: ¡Empecemos la limpieza con sal!

Ingredientes:

  • 10 litros de agua.
  • 1 cucharada de sal gruesa o marina (no uses la misma que para cocinar).

Procedimiento:

  1. Disuelve la sal en el agua hasta que se integre completamente.
  2. Con un paño limpio, moja bien la superficie que deseas limpiar. No es necesario que el suelo esté empapado, solo ligeramente húmedo.
  3. Recorre tu casa habitación por habitación, empezando por la puerta principal y siguiendo en el sentido de las agujas del reloj. No olvides limpiar las esquinas, los rincones y los lugares donde suele acumularse polvo.
  4. Presta especial atención a las zonas donde sientes que hay más energía negativa, como la entrada, la cocina o el dormitorio.
  5. Visualiza cómo la sal absorbe las malas vibraciones y libera tu hogar de cualquier carga negativa.
  6. Cuando termines, tira el agua con sal por el inodoro y enjuaga bien el paño.

Consejos adicionales:

  • Puedes realizar este ritual una vez al mes o cuando sientas que es necesario.
  • Si deseas intensificar la limpieza, puedes agregar al agua unas gotas de aceite esencial de palo santo, lavanda o mirra.
  • También puedes colocar cuencos con sal gruesa en las esquinas de tu casa para absorber la energía negativa.
  • Recuerda que la limpieza energética es más efectiva si se combina con una actitud positiva y una buena vibra.

¡Experimenta la magia de la limpieza energética con sal! Sentirás cómo tu hogar se llena de paz, armonía y bienestar.

Recuerda:

  • Comparte este artículo con tus amigas para que también puedan beneficiarse de este ritual ancestral.
  • Déjame un comentario si tienes alguna pregunta o quieres compartir tu experiencia con la limpieza energética con sal.

¡Te deseo un hogar radiante y lleno de buena energía!

Y si estas buscando más consejos e ideas que te ayuden a sentirte mejor, sigue mis tableros, donde comparto todo tipo de ideas útiles que encuentro cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Comparte y ayúdame a crecer!

This window will automatically close in 5 seconds
42.4kSeguidores