Lo que los nutricionistas no quieren que sepas sobre los alimentos 'saludables'

nutricionistas alimentos saludables (1)

¡Ayúdame y comparte!

¿Barritas energéticas? ¿Yogur 0%? ¿Galletas integrales?

Si estos alimentos son la base de tu dieta “saludable”, amiga, déjame decirte que te han engañado. No soy nutricionista, pero he aprendido a base de prueba y error (y unos cuantos kilos de más) que la industria alimentaria nos ha vendido gato por liebre. Y lo peor es que, a veces, hasta los profesionales de la nutrición caen en la trampa.

Pero no te preocupes, que para eso estoy aquí. Como compañera de viaje en esta odisea de comer sano y sentirnos bien, quiero compartir contigo algunos secretillos que he descubierto sobre esos alimentos que creíamos “saludables” pero que, en realidad, son unos lobos con piel de cordero.

Prepárate para abrir los ojos y descubrir la verdad detrás de las etiquetas y los mensajes publicitarios. ¡Vamos a desenmascarar a esos impostores de la alimentación saludable!

Consejo 1: No te dejes engañar por las etiquetas "light" o "bajo en grasa"

¿Alguna vez has comprado un producto "light" pensando que era la mejor opción para tu dieta? Yo lo he hecho mil veces. Pero, ¿sabías que muchos de estos productos compensan la reducción de grasa añadiendo azúcar u otros ingredientes poco saludables? ¡Es una trampa!

Paso a paso para elegir alimentos saludables:

  1. Lee detenidamente la lista de ingredientes: No te fíes solo de las promesas del envase. Busca ingredientes como azúcar, jarabe de maíz, aceites hidrogenados o edulcorantes artificiales. Si los encuentras, ¡huye!
  2. Compara productos similares: A veces, la versión "light" no es tan diferente de la original. Comprueba los valores nutricionales y elige la opción que te parezca más saludable en general.
  3. No te obsesiones con la grasa: No todas las grasas son malas. De hecho, algunas son esenciales para nuestro organismo. Opta por alimentos con grasas saludables, como aguacate, frutos secos o aceite de oliva.

Consejo 2: Los productos integrales no siempre son lo que parecen

¿Pan integral? ¿Cereales integrales? ¿Galletas integrales? Suena saludable, ¿verdad? Pero, ¿sabías que muchos de estos productos están hechos con harinas refinadas y solo una pequeña cantidad de grano integral? ¡Es un engaño!

Paso a paso para elegir productos integrales de verdad:

  1. Busca la palabra "integral" al principio de la lista de ingredientes: Si aparece después, es probable que el producto contenga más harina refinada que integral.
  2. Elige productos con al menos 3 gramos de fibra por porción: La fibra es un componente esencial de los granos integrales y nos ayuda a sentirnos saciados y a regular el tránsito intestinal.
  3. No te dejes engañar por el color: El color marrón no siempre es sinónimo de integral. Algunos productos se tiñen para parecer más saludables.

Consejo 3: Cuidado con los alimentos "saludables" procesados

Barritas energéticas, yogures con frutas, cereales para el desayuno... Parecen opciones saludables, pero muchos de estos productos están cargados de azúcar, aditivos y conservantes. ¡No te dejes engañar!

Paso a paso para elegir alimentos procesados saludables:

  1. Elige productos con ingredientes naturales y reconocibles: Evita aquellos con una larga lista de ingredientes que no sabes pronunciar.
  2. Compara las cantidades de azúcar: Muchos productos "saludables" contienen más azúcar que un refresco. Busca opciones con menos de 5 gramos de azúcar por porción.
  3. Prepara tus propios snacks saludables: Es más fácil de lo que piensas. Fruta fresca, frutos secos, yogur natural con frutas... ¡Las opciones son infinitas!

Consejo 4: No te creas todo lo que dicen los "influencers" de la salud

¿Cuántas veces has visto en Instagram a alguien promocionando un producto milagroso para adelgazar o mejorar tu salud? Yo he perdido la cuenta. Pero, ¿sabías que muchos de estos "influencers" no tienen formación en nutrición y solo buscan venderte algo? ¡No caigas en la trampa!

Paso a paso para informarte sobre nutrición de forma fiable:

  1. Consulta a un profesional de la nutrición: Un nutricionista o dietista puede ayudarte a diseñar un plan de alimentación saludable y adaptado a tus necesidades.
  2. Infórmate en fuentes fiables: Busca información en páginas web de organismos oficiales o asociaciones de profesionales de la salud.
  3. No te creas todo lo que lees en internet: Contrasta la información y desconfía de las promesas milagrosas.

Amiga, espero que estos consejos te hayan ayudado a abrir los ojos y a tomar decisiones más informadas sobre tu alimentación. Recuerda que comer sano no tiene por qué ser complicado ni aburrido. ¡Se trata de disfrutar de la comida real y de cuidarnos por dentro y por fuera!

¿Y tú? ¿Has caído alguna vez en la trampa de los alimentos "saludables"? ¿Qué otros consejos añadirías a esta lista? ¡Cuéntamelo en los comentarios! Me encantaría conocer tu experiencia.

¡Ayúdame y comparte!

Y si estas buscando más consejos e ideas que te ayuden a sentirte mejor, sigue mis tableros, donde comparto todo tipo de ideas útiles que encuentro cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir