La pizza 'saludable' que sabe mejor que la original: ¡Tu cintura te lo agradecerá!

pizza saludable

¡Ayúdame y comparte!

¿Pizza y dieta? ¡Imposible! ¿O no?

Si eres como yo, amante de la pizza pero siempre preocupada por mantener la línea, este artículo es para ti. No te voy a mentir, he pasado incontables noches soñando con una pizza que no me hiciera sentir culpable al día siguiente. Y después de mucha experimentación en mi cocina, ¡lo logré!

He perfeccionado una receta de pizza "saludable" que no solo sabe increíble, sino que también es mucho más ligera que la versión tradicional. Créeme, tu cintura te lo agradecerá. Y lo mejor de todo es que no tienes que ser una experta en la cocina para prepararla.

La masa: la base de todo

La masa es el corazón de cualquier pizza, y esta no es la excepción. Pero en lugar de usar harina blanca refinada, opté por una mezcla de harina integral y harina de almendras. Esto no solo aumenta el contenido de fibra, sino que también le da a la masa un sabor ligeramente dulce y a nuez que es simplemente delicioso.

Para hacer la masa, necesitarás:

  • 1 taza de harina integral
  • 1/2 taza de harina de almendras
  • 1 cucharadita de levadura seca activa
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 taza de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva

Paso a paso:

  1. Mezcla los ingredientes secos: En un tazón grande, combina la harina integral, la harina de almendras, la levadura y la sal.
  2. Agrega los ingredientes húmedos: Añade el agua tibia y el aceite de oliva a la mezcla de harina. Mezcla con una cuchara de madera hasta que se forme una masa.
  3. Amasa la masa: Transfiere la masa a una superficie ligeramente enharinada y amasa durante unos 5 minutos, o hasta que esté suave y elástica.
  4. Deja reposar la masa: Forma una bola con la masa y colócala en un tazón ligeramente engrasado. Cubre el tazón con un paño húmedo y deja reposar la masa en un lugar cálido durante aproximadamente 1 hora, o hasta que duplique su tamaño.

La salsa: el toque secreto

La salsa es lo que realmente le da sabor a la pizza. En lugar de usar una salsa de tomate comprada en la tienda, llena de azúcar y conservantes, te recomiendo hacer tu propia salsa casera. Es muy fácil y el sabor es infinitamente mejor.

Para hacer la salsa, necesitarás:

  • 1 lata (400g) de tomates triturados
  • 1 diente de ajo picado
  • 1/2 cucharadita de orégano seco
  • 1/4 cucharadita de sal
  • Una pizca de pimienta negra

Paso a paso:

  1. Sofríe el ajo: En una cacerola pequeña, calienta un poco de aceite de oliva a fuego medio. Agrega el ajo picado y sofríe durante aproximadamente 1 minuto, o hasta que esté fragante.
  2. Agrega los tomates: Añade los tomates triturados, el orégano, la sal y la pimienta negra a la cacerola.
  3. Cocina a fuego lento: Reduce el fuego a bajo y cocina a fuego lento durante unos 15 minutos, o hasta que la salsa espese.
  4. Prueba y ajusta: Prueba la salsa y ajusta la sazón si es necesario.

Los ingredientes: ¡sé creativa!

Aquí es donde puedes dejar volar tu imaginación. En lugar de cargar tu pizza con ingredientes grasos como pepperoni y salchichas, opta por opciones más saludables como verduras frescas, pollo a la parrilla o tofu marinado.

Algunas de mis combinaciones favoritas incluyen:

  • Pizza vegetariana: Champiñones, pimientos, cebolla roja, aceitunas negras y espinacas frescas.
  • Pizza de pollo a la parrilla: Pechuga de pollo a la parrilla, cebolla roja, pimiento verde y salsa barbacoa casera.
  • Pizza de tofu marinado: Tofu marinado en salsa de soja, jengibre y ajo, brócoli, zanahorias y cebolla morada.

Hornea y disfruta

Una vez que hayas preparado la masa, la salsa y hayas elegido tus ingredientes, es hora de armar tu pizza. Precalienta el horno a 200°C. Estira la masa sobre una bandeja para hornear forrada con papel pergamino. Extiende la salsa sobre la masa, dejando un borde pequeño para la corteza. Añade tus ingredientes favoritos y hornea durante unos 15-20 minutos, o hasta que la corteza esté dorada y el queso se haya derretido.

¡Y eso es todo! Ahora puedes disfrutar de una deliciosa pizza sin sentirte culpable. ¿Te animas a probar esta receta? ¡Estoy segura de que te encantará! ¡No olvides dejarme un comentario contándome cómo te quedó!

¡Ayúdame y comparte!

Y si estas buscando más consejos e ideas que te ayuden a sentirte mejor, sigue mis tableros, donde comparto todo tipo de ideas útiles que encuentro cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir