La receta más fácil y fresquita para una cena muy saludable

tartar aguacate y tomate

¡Ayúdame y comparte!

¿Cansada de ensaladas aburridas y cenas pesadas? ¡Yo también! Después de un largo día, lo último que quiero es pasar horas en la cocina o sentirme hinchada antes de dormir. Pero, ¿cómo encontrar algo rápido, delicioso y que no me deje con remordimientos?

Un día, mientras curioseaba en el mercado, me topé con unos tomates de un rojo intenso que parecían gritar "¡Cómeme!". Junto a ellos, una cebolla dulce y un aguacate maduro me hicieron guiñar un ojo. En ese momento, una idea fresca y ligera se apoderó de mí.

Así nació mi receta estrella para las noches de verano: una ensalada de tomate y aguacate con un toque especial. Es tan sencilla que te preguntarás por qué no la habías probado antes, y tan sabrosa que se convertirá en tu comodín para cenas improvisadas o reuniones con amigos. ¿Te animas a descubrirla?

La receta más fácil y fresquita para una cena muy saludable

Esta ensalada no solo es un festival de colores y sabores, sino que también es una bomba de nutrientes. Los tomates aportan vitaminas y antioxidantes, la cebolla es un antiinflamatorio natural y el aguacate nos regala grasas saludables. ¡Una combinación ganadora para tu cuerpo y tu paladar!

Ingredientes:

  • 600 g de tomate de ensalada (elige los que estén más maduros y jugosos)
  • Una cebolla dulce pequeña (si eres sensible a la cebolla cruda, puedes dejarla reposar en agua fría unos minutos para suavizar su sabor)
  • Un aguacate y medio (asegúrate de que esté en su punto justo de maduración, ni muy duro ni muy blando)
  • Aceite de oliva virgen extra (la cantidad dependerá de tu gusto, pero recuerda que es una grasa saludable)
  • Vinagre (yo prefiero el de manzana o el de vino blanco)
  • Mostaza (una cucharadita será suficiente para darle un toque especial)
  • Sal y pimienta al gusto (no te cortes, ¡sazona con alegría!)

Elaboración:

  1. Lava y corta los tomates en dados pequeños. Cuanto más pequeños, mejor se integrarán con el resto de ingredientes.
  2. Pela y corta la cebolla en dados del mismo tamaño que los tomates. Si quieres un sabor más suave, puedes escaldarla unos segundos en agua hirviendo.
  3. En un bol aparte, mezcla el aceite de oliva, el vinagre, la mostaza, la sal y la pimienta. Prueba la vinagreta y ajusta los ingredientes a tu gusto.
  4. Añade los tomates y la cebolla al bol y mezcla bien. Asegúrate de que todos los trozos estén bien impregnados de la vinagreta.
  5. Pela y corta el aguacate en láminas finas. Puedes ayudarte de un cuchillo afilado o de un pelador de verduras.
  6. Para emplatar, utiliza un molde sin fondo. Coloca una capa de la mezcla de tomate y cebolla, luego una capa de láminas de aguacate y termina con otra capa de tomate y cebolla.

¡Y voilà! En menos de 15 minutos tendrás una cena ligera, refrescante y llena de sabor. Puedes acompañarla con una tostada de pan integral o con unos frutos secos para un extra de energía.

Esta ensalada de tomate y aguacate es mi salvavidas en las noches de verano. Es rápida, fácil, saludable y, sobre todo, ¡deliciosa! Anímate a probarla y cuéntame qué te parece. ¿Qué otros ingredientes añadirías para darle tu toque personal? ¡Espero tus comentarios!

¡Ayúdame y comparte!

Y si estas buscando más consejos e ideas que te ayuden a sentirte mejor, sigue mis tableros, donde comparto todo tipo de ideas útiles que encuentro cada día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir